F

Vía Verde

En esta página te ofrecemos información sobre la Vía Verde de la Campiña, sus paisajes, vegetación y fauna. Aventúrate sobre el trayecto del legendario tren Marchenilla, en cuya plataforma, ahora desmontada, discurren los 26 kilómetros de este corredor ecológico que inicia su itinerario en la antigua estación de Valchillón con final en Fuencubierta.



LA VÍA VERDE DE LA CAMPIÑA,
 DE VALCHILLÓN A FUENCUBIERTA


Inicio de la Ruta: 


La Vía Verde comienza su itinerario en la antigua estación de Valchillón, situada a unos seis kilómetros de Córdoba, adonde nos conduce un camino que arranca en el polígono de Amargacena. Desde estas instalaciones ferroviarias la Vía Verde se abre camino hacia el sur, comenzando su sendero al pie del silo de cereal. Dos kilómetros adelante el camino saltará sobre los caudales del río Guadajoz. El puente es de hormigón y ladrillo, como todos los de la traza. Los actuales puentes datan de la posguerra, época en la que fueron sustituidos los originales metálicos. Tras el puente, la ruta se interna en la Finca La Reina (a 2,5 kms de Valchillón), lugar donde la vía traza las primeras grandes curvas sobre las colinas, a través de las cuales el ferrocarril iba ganando la altura suficiente para abandonar el valle del Guadalquivir, ascenso que se lograba de forma suave sobre grandes terraplenes y trincheras.


Km 6 
En esta remontada se llega al primer y único túnel de la línea. Una vez cruzado éste se llega al apeadero de Las Tablas de Córdoba (km 7). Una casilla marca el enclave de aquella escala ferroviaria,  lejos de cualquier parte y varada en un mar de tierras de laborLa vía prosigue su sinuoso recorrido ascendiendo entre colinas y vaguadas, sobre un paisaje de campiña cerealista que se torna especialmente atractivo en primavera. Para salvar las vaguadas más pronunciadas se tendieron atrevidos y estilizados puentes. El primero de éstos cruza el arroyo del Temple, obra que tiene adosada a sus pilastras un curioso pozo. Superado esta construcción, desde la traza, a nuestra derecha y en la lejanía, se divisa la inconfundible silueta del castillo de Almodóvar del Río.





Km 16 y 23
Pasado el cerro de La Cabaña, un nuevo puente salva la vaguada del arroyo de La Torvisca. Esta obra anuncia la llegada a la estación de Guadalcázar, a cuyo pueblo se accde desde el propio puente siguiendo unos caminos rurales que pasan bajo la vía. En esta estación se ubica un área de descanso de la Vía Verde, cuyo trazado continúa hacia el oeste, comenzando a perder altura al entrar en la vaguada por donde discurre el arroyo de La Marota. Allí, un discreto puente cruza sobre los carrizos del arroyo. Desde este puente, la traza contornea una masa forestal, que conforma el Parque de El Hecho (km 18), el cual está dotado de zonas de barbacoa y abundantes sombraTras el parque la Vía Verde enfila un tramo en el que se pasa junto a un embalse que retiene las aguas del arroyo Escorial. Lo peculiar de esta obra es que ha utilizado como dique un terraplén del ferrocarril. A 300 metros unos rústicos poyetes de piedra son los únicos restos del apeadero de Las Pinedas, habilitado como área recreativa.


Puente sobre el arroyo Garabato, por donde
 cruza la Vía Verde a su llegada a Fuencubierta.

Km 26
En el pueblo, junto a la vía, se ubica una fuente de agua potable, punto de refresco obligado para afrontar las largas rectas que, superado el arroyo de Guadalmazán, conducirán al viajero hasta la estación ferroviaria de La Fuencubierta, aldea situada junto a la Vía Verde, en donde sólo se conserva en pie la casa del capataz y un pequeño almacén. (Texto adaptado del original de Ignacio Ayguavives Caballero)




Vegetación. De ribera en cursos fluviales como el Guadajoz, la Marota y el Guadalmazán enriquecen el paisaje en el recorrido. Destaca el Corredor del Guadalmazán, pieza importante para la biodiversidad, sobre todo en este amplio espacio agrícola. Los bosques isla muestran cambio de la vegetación natural, hoy relegada a estas manchas de monte mediterráneo y a ejemplos como la dehesa de la finca El Hecho.




Fauna. Encuentra cobijo y alimento en torno a la Vía Verde de la Campiña. En los bosques de ribera aves como la garza real, garcilla, ánade real, martín pescador... y mamíferos, además de la perdiz y el conejo, cuenta en ocasiones con aves curiosas como el alcaraván. En los cortijos abandonados se instalan colonias de cernícales, así como también se puede apreciar la abundancia de los aguiluchos cenizo, que en época de reproducción inundan los campos de cereales, lugares donde han instalado sus nidos. (Fuente: Cordobapedia).
Este blog fue creado el 21-3-2012. Copyright Azalea rural 2012. Con la tecnología de Blogger.